La corrupción deja de ser corrupción cuando yo la cometo: premisa de la clase política para definir la corrupción

Por Lucía Sánchez

Entre los días del 8 al 12 de diciembre se celebró la denominada semana de la transparencia, en la cual se realizaron diversos eventos en el marco del día internacional contra la corrupción, tanto por el gobierno a través de la Secretaria de Participación Ciudadana, Transparencia y Anticorrupción; y también por organizaciones de la Sociedad Civil como el Consorcio por la transparencia. A propósito de dicha fecha, es de destacar que la corrupción puede ser comparada con una epidemia, que no tiene ideología, no distingue izquierdas, derechas, colores, partidos, banderas, consignas, himnos, y/o emblemas; corrupción es corrupción venga de donde venga, y no sólo cuando la cometen los adversarios políticos.

Es interesante como muchos alardean y se adjudican el título de personas probas, honorables, éticas o transparentes, entre muchos más calificativos que a la clase política le gusta autoasignarse; digo que es interesante porque en El Salvador el tema de la corrupción, como en muchos países del mundo, se pretende combatir a través de discursos mediáticos, populistas, demagógicos y vacíos; impulsando cuerpos normativos de “primer mundo” para combatirla, pareciendo no entender que este cáncer social no se resuelvo vía decretos, ya que pasan a ser letra muerta cuando no se garantiza una imparcial y pronta aplicación de tal legislación.

En nuestro país los políticos se llenan la boca hablando sobre rendición de cuentas, transparencia, austeridad, que tenemos una de las mejores leyes de Acceso a la Información, en atacarse y sacar raja política-electoral sobre indicios de corrupción del adversario político, y a la vuelta hacen lo mismo o peor. Si bien es cierto que los gobiernos de ARENA se vieron implicados en una gran cantidad de actos de corrupción (que son totalmente condenables, repudiables, y deben ser judicializados, siendo el caso del ex presidente Francisco Flores-Taiwán el más notable), el FMLN tampoco se salva de tener impregnado este cáncer; sólo basta con echar un vistazo al caso diputado Sigfrido Reyes- IPSFA. 

Y se pueden mencionar otros casos emblemáticos como la negación de información sobre los asesores de los diputados de la Asamblea Legislativa, sobre los viajes del ex presidente Funes, los sobresueldos de ministros y otros funcionarios del ejecutivo, sobre plazas fantasmas en dependencias del Estado, sobre los exorbitantes gastos de la Corte Suprema de Justicia, aumentos de salarios que se adjudican muchos Alcaldes y Alcaldesas, aumentos en gastos de representación de Diputados del PARLACEN, sobre licitaciones de obras públicas (como el SITRAMSS; en el pasado la construcción de la Diego de Holguín, ahora Bulevar Monseñor Romero; construcción de hospitales, etc.), prebendas y amaños que se hacen para elegir funcionarios de segundo grado, entre otros.

En ese orden de ideas es menester destacar que la corrupción no sólo es vista por infringir una norma jurídica de carácter penal u otro. La corrupción no es sólo desfalcar un Estado, si no prevalecerse de su cargo para obtener beneficios personales, entre muchas conductas más. Tal vez no siempre exista el cometimiento de un ilícito penal en alguna acción o decisión de algún funcionario público, pero evidentemente existe abuso de poder, el cual se puede definir como un comportamiento reprochable de orden ético como moralmente; el abuso de poder conlleva un uso excesivo, impropio, injusto e indebido de alguien que se prevaleció de su cargo; incluso puede verse como prevaricato (que sí es un delito tipificado en la legislación penal salvadoreña), y es el delito que incurren los funcionarios públicos de cualquier nivel que, a sabiendas de sus obligaciones y deberes al cargo que desempeñan, las incumplen.

Nuestro país cuenta con una Ley de Ética Gubernamental, un Tribunal de Ética Gubernamental, una sección de Probidad de la CSJ, que deberían operar rigurosa, eficiente y eficazmente. El tema de la ética no debe ser visto como algo sin importancia o de último plano, porque al pensar así, nos convertimos en cómplices de la corrupción y de los corruptos; ese tipo de pensamiento tolerantes hacia la corrupción son temerarios en un Estado Constitucional de Derecho. Indudablemente el tema de ética debe ser tomado con la debida seriedad y compromiso, porque  de lo contrario seguiremos fortaleciendo la corrupción. Por lo que ya no deben ser válidos comentarios y razonamientos como: “si todos roban”, “políticos tenían que ser”, “si aquellos robaron, hoy que lo hagan estos”, “si aquellos robaron millones y no dicen nada; y a estos que sólo le dieron trabajo a sus familiares, ahí si hablan”.

A la ciudadanía es importante recordarles que tengan cuidado con convertirnos en cómplices de la corrupción; sólo porque el corrupto es familiar, amigo, compañero, simpatizante, correligionario y/o miembro del partido de preferencia. Se debe demandar de los funcionarios públicos mayor transparencia; ya que quien elige conscientemente a corruptos, no es víctima, sino cómplice. A la clase política es necesario demandarles que se sean coherentes entre su discurso y sus prácticas, que hagan las cosas diferentes y de manera transparente. Corrupción es corrupción y, en honor a la coherencia, hay que investigarla, reprocharla y condenarla venga de donde venga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Es un gusto contar con tu opinión, por favor hazlo de manera respetuosa. De lo contrario nos reservamos el derecho de publicarlo.